Tag Archives: Chiang Kai Shek

Un Retrato Prohibido

Chiang Kai-shek sobre la Puerta de Tiananmén

Chaing Kai-shek sobre la Puerta de Tiananmén, Wikipedia

En 2016 en el Salón Conmemorativo de Chiang Kai-shek en Taipei, Taiwan, ví una foto que mostraba el mismo Generalísimo, Chiang Kai-shek, sobre la Puerta de Tiananmén de la Ciudad Prohibida. Siempre había pensado que era Mao quien primero tenía el mal gusto para poner su retrato en la Ciudad Prohibida en Beijing, por eso fue una sorpresa saber que Chiang había estado allí antes que él.

En el retrato la postura militar de Chiang era evidente, a pesar de que solo se lo podía ver desde los hombros hacia arriba. Su expresión era seria y penetrante, su cabeza afeitada y el bigote le daban una mirada de sombría determinación. Se colgó el retrato para celebrar su victoria sobre los japoneses en 1945. El retrato de Mao Zedong reemplazó lo de Chiang en 1949. Mao ha estado allí desde entonces, pero de vez en cuando se había honrado a otra figura, como Joseph Stalin en el 9 de marzo de 1953, para conmemorar su muerte.

Retrato de Stalin sobre la Ciudad Prohibida, Wikipedia

Un tradicionalista y autoritario, Chiang Kai-Shek fue líder de China y jefe del ejército nacionalista antes de la victoria comunista en 1949. Derrotado después de una larga guerra civil, Chiang y sus seguidores escaparon a la isla de Taiwán y allá establecieron un alternativo gobierno chino. Chiang llegó a Taiwan después de décadas en China luchando contra caudillos, los japoneses y los comunistas de Mao. Una vez allí, no cayó en una depresión, de inmediato se ocupó de dominar Taiwán, cometiendo algunas atrocidades en el camino, y nunca abandonó su sueño de conquistar de nuevo la China continental. Chiang no es popular en Taiwán hoy en día (el nuevo gobierno incluso reunió sus estatuas y las reubicó en un solo parque), pero el Salón en Memoria de Chiang Kai-Shek sigue siendo un homenaje impresionante.

En el Beijing de hoy, una gran cantidad de turistas se toman fotos frente a la Puerta de Tiananmén. Un lugar popular para sacar una foto está al lado del Huabiao, una columna de mármol grabada con un dragón retorcido. La columna está rematada por un denglong, una criatura mítica. El denglong mira hacia el cielo para transmitir el estado de ánimo de la gente hacia los dioses, un papel importante porque en la Plaza de Tiananmén ha pasado mucha historia. Más allá del Huabiao, el retrato del presidente Mao está flanqueado por pancartas gigantes que dicen “Larga vida a la República Popular de China” y “Larga vida a la gran unidad de los pueblos del mundo”.

La Puerta de Tiananmén hoy en día, Wikipedia

Beijing no era la capital de China durante el mandato de Chiang, su gobierno nacionalista se había establecido en Nanjing, literalmente “capital del sur”, en el interior. Más tarde, la invasión japonesa lo forzó trasladar la capital al oeste a Chongqing. Y después de su derrota en la guerra civil, Taipei se convirtió en la capital de la República de China, con su propio museo del Palacio Imperial, lleno de artefactos extraídos de la Ciudad Prohibida.

Sería difícil encontrar una copia de la imagen de Chiang Kai-shek mirando por encima de la Plaza de Tiananmén dentro de China. Otros incidentes en esta plaza central que no coinciden con la versión de la historia del Partido Comunista han sido borrados. No se trata solo de las famosas protestas estudiantiles que terminaron con las matanzas masivas del 4 de junio de 1989, sino también de las protestas contra el acoso policial de miles de practicantes de Falun Gong en 1999. El presidente del momento, Jiang Zemin, nombró al grupo como un culto ilegal y subversivo. Inicialmente, la gente se preguntaba por qué había tantos problemas con un grupo de abuelas meditando y haciendo ejercicios de qigong. Sin embargo, en 2001 hubo un incidente donde los miembros de Falun Gong se autoinmolaron en la Plaza de Tiananmén. Esto ayudó a que la opinión pública se volviera contra el grupo. Los de Falun Gong discuten los hechos, y ha afirmado que las autoinmolaciones fueron organizadas por el gobierno; las figuras sentadas con las piernas cruzadas y envueltas en llamas, según ellos, eran en realidad soldados del Ejército Popular de Liberación en trajes ignífugos.

Cartel de Falun Gong, foto: Frank Beyer

En Taiwán, los practicantes de Falun Gong son comunes, y hablan a los turistas de China continental, tratando de cambiar las mentes de sus primos, que han sido sometidos a veinte años de propaganda demonizando al grupo. Noté carteles en el campo taiwanés, con una niña europea y la frase “Falun Gong es bueno”; el otro lado tenía una mujer china sonriente, y el mismo mensaje.

La matanza de 1989 en Beijing también se conmemora ampliamente en la prensa taiwanesa y en la cultura popular. Y el nombre de Chiang Kai-shek, aunque vilipendiado, es una vista común, con edificios y calles que llevan su nombre, aunque en Taiwán usan el título honorífico de Chiang Chungcheng.

Chiang, que murió en 1975, ya no es una espina en el lado del partido comunista chino. Pero para ver esta foto de él en la puerta de la Ciudad Prohibida, tuve que ir a Taiwán. Un gran jugador en la historia moderna de China había sido barrido bajo la alfombra. La historia está escrita por los vencedores. El derrotado Partido Nacionalista, enemigos del pueblo, rara vez se menciona. Hay un museo para Chiang Kai-shek en su antigua residencia en Zhejiang, pero por lo demás no es tan vilipendiado como ignorado. La foto del retrato de Chiang sobre la Ciudad Prohibida probablemente existe dentro de China, pero no es una que quieras sacar en una cena.

Una versión de este artículo apareció en inglés en LARB China Channel